En este texto hablaré de cómo saber si tu mascota, sea perro o gato, tiene sobrepeso u obesidad. También expondré qué consecuencias tiene y qué enfermedades puede comportar la obesidad, y qué hacer para combatirla.

Ya hablé de este tema en términos parecidos en este otro artículo, pero puedes echarle un ojo para ampliar información.

¿Cómo saber si mi mascota está en su peso correcto, o tiene sobrepeso?

Esa es una pregunta muy frecuente que me hacen los propietarios de mis pacientes. ¿Está gordo mi perro? ¿Cuánto debería pesar mi perrita? ¿Está obeso mi gato?

Yo, cuando tengo delante un perro, no sé si debería pesar 25 o 29 kg. Pero sí me fijo en una serie de marcadores que son los que me indican si el animal que tengo delante está bien de peso o no.

En el dibujo que adjunto podéis ver cuáles son esos marcadores. Resumiendo, un animal está bien de peso cuando tiene cintura, se le palpan las costillas pero no se le ven, y se le palpan los huesos de la cadera.

indice estado corporal

Ese peso ideal puede ser 10 kg para un perro y 18kg para otro, y 44 para otro. Pero los indicadores en los que tienes que fijarte son esos.

Los gatos tienen un tamaño más uniforme. Generalmente, un gato macho de unos 3,5-4 kg está bien, y una gata de unos 3 kg está bien. Pero se puede aplicar el esquema con los indicadores anatómicos de la misma manera que en los perros.

Por cierto, si vas a llevar a tu gato al veterinario, te interesará esta entrada sobre cómo llevar a tu gato en transportín.

Qué consecuencias tiene la obesidad en los perros y en los gatos

El sobrepeso es negativo no desde un punto de vista estético, sino porque predispone a diversos problemas y enfermedades:

  • Si el animal tiene alguna lesión articular o se está recuperando de alguna cirugía traumatológica, interfiere negativamente en la evolución.
  • Si hay artrosis u otros procesos degenerativos relacionados con la edad del aparato locomotor, empeora los signos clínicos y el dolor
  • A los animales les cuesta más moverse y se vuelven más sedentarios, aumentando el nivel de sobrepeso
  • Predispone a enfermedades graves, como por ejemplo la diabetes

letradeveterinario.com - todos los artículos

Cómo tengo que alimentar a mi mascota

Muchas personas establecen rutinas erróneas respecto a la alimentación de sus perros y gatos, favoreciendo inadvertidamente la aparición de sobrepeso.

Perros

La dieta ideal para un perro es un pienso seco de alta gama. Es el alimento más equilibrado y completo para ellos, y más cómodo para el propietario.

Si el perrito es cachorro, conviene darle un pienso para cachorros. A partir de los 6-7 meses es mejor pasar a un pienso de adulto, ya que prácticamente ya habrán acabado el crecimiento, y el pienso de cachorro engorda más.

Siempre que cambies de marca o tipo de pienso, haz varios días de mezcla entre el pienso anterior y el nuevo. De lo contrario pueden aparecer síntomas gastrointestinales (diarrea e incluso vómitos).

No deben tener siempre pienso a disposición. Hay que mirar la cantidad que le toca a tu perro en función de su peso y tipo de actividad. Lo pondrá en el saco del pienso que compres, y para cada tipo de pienso es diferente. Esa cantidad diaria que te indique el saco, debes dividirla en 2 tomas si es un perro adulto, o en varias más si es un cachorro menor de  6 meses

Es mejor no dar comida “de humanos”. Les engorda más, y algunos ingredientes son perjudiciales.

Por supuesto, estos preceptos pueden ser modificados por tu veterinario por diferentes razones particulares de tu mascota.

Gatos

Es muy importante controlar el peso de los gatos adultos ya que engordan con facilidad. Los gatos que viven dentro de un piso y no tienen acceso al exterior (gatos indoor), tienen pocas oportunidades de hacer ejercicio físico. Además, suelen tener comida a su disposición siempre. Esto hace que sea fácil que ganen peso de forma excesiva, y cuesta hacer que adelgacen.

En principio un gato adulto puede comer un pienso para gato adulto de alta gama. Si está esterilizado, hay variedades para gato esterilizado, o para gato senior a partir de 7 años. La principal ventaja de estos piensos es que engordan menos.

Los gatos se benefician de comer, también, alimento húmedo para gatos (las famosas “latas”). A veces, los gatos tienen tendencia a beber poca agua. Si das alimento húmedo a tu gato, te aseguras que ingiera con la comida una cierta cantidad de agua adicional.

Por ejemplo puede ser una buena pauta de alimentación repartirle durante todo el día la cantidad de pienso que marca el paquete del producto que suelas comprar, y complementarlo una vez al día con una pequeña cantidad de alimento húmedo para gatos. Piensa que si añades algo de alimento húmedo, tu gato debería disponer de algo menos de alimento seco.

Lo mejor es ir pesando a tu gato e ir ajustando las tomas según la evolución del peso.

Qué puedo hacer si mi perro o gato está gordo

Con tu veterinario, teneis que planificar un programa de reducción de peso acorde a las particularidades de tu mascota. En primer lugar, convendría evaluar su salud, y descartar algunas enfermedades metabólicas.

En cuanto al programa propiamente dicho para perder peso, se basaría en:

  1. Aumentar la actividad de tu animal: paseos, juegos… es importante que se mueva y queme más calorías. Además, esto reforzará su vínculo contigo.
  2. Eliminar todo atisbo de comida humana. Es muy difícil alimentar a un animal con comida humana de manera “proporcional”. Lo que para mí (un bicho de 70 kg) es un trocito de jamón, para mi perrito de 5 kg es un mega trozo de jamón.
  3. Medir la cantidad exacta de pienso que le toca a tu mascota, según indique el fabricante del pienso.
Para evitar la obesidad hay que fomentar que tu mascota tenga una vida activa

Para evitar la obesidad hay que fomentar que tu mascota tenga una vida activa

Hechos todos estos pasos, hay que esperar unas semanas, pesando a tu animal de manera habitual para ver la evolución del pienso. Si no hay suficiente pérdida de peso, tu veterinario podrá recomendarte una dieta de pérdida de peso.

Recuerda, la dieta de pérdida de peso de tu mascota no funcionará si:

  • Le sigues dando comida de personas o premios
  • No mides adecuadamente la cantidad de comida que ingiere tu mascota
  • No realiza actividad física suficiente
  • Tiene alguna patología que habría que tratar o controlar

letradeveterinario.com - todos los artículos