Como veterinario y como persona, mi posición es totalmente contraria a la venta de animales como mascotas. Ya publiqué en este blog un post resumiendo algunas de las razones por las que creo que la venta de perros y gatos (y otros animales) no tiene nada de bueno y sí mucho de malo.

Pero aprovechando estas fechas de consumismo desenfrenado que es la navidad, quiero volver a escribir sobre el tema, intentando aportar otra mirada a la venta de seres vivos. Me voy a centrar en perros y gatos porque es el mundo que más conozco, aunque es extrapolable a cualquier tipo de comercio de mascotas.

Analizando las razones por las que alguien puede querer comprar un perro o gato.

¿Qué mal hay en comprar un perro o gato?

En este artículo te lo explico. Pero haciendo un resumen, pondría el foco en dos puntos:

  • Convertir a los animales en un negocio que genera dinero hace que se fomente la explotación de los animales en busca de maximizar el beneficio económico.
  • Hay millones de perros y gatos sin hogar malviviendo en refugios y protectoras esperando ser adoptados mientras la gente compra animales criados expresamente como un producto para satisfacer una demanda.

Letra de veterinario: artículos

Quiero una raza concreta sí o sí

Es cierto que algunos perros son muy diferentes estéticamente que otros, y podemos preferir un tipo de raza a otra. Pero tenemos que tener muy en mente que las diferencias son básicamente estéticas.

El tamaño

Es cierto que si te compras un perro de raza es más fácil predecir qué tamaño tendrá de adulto. Un cachorro mestizo es más difícil saber su tamaño cuando acabe de crecer, aunque podemos tener una idea aproximada. ¡Pero es que también hay perros adultos para adoptar, que ya tienen el tamaño definitivo! Además, buscando bien, también podemos encontrar perros de raza en refugios y perreras.

El carácter

No te creas demasiado las descripciones que hacen en los libros o en internet de las razas a nivel de carácter. Como te he dicho, la raza es sólo estética. El comportamiento se ve más influenciado por otros factores como el ambiente en el que crezca el animal.

El temperamento del animal tampoco depende mucho de sus padres o abuelos.

El carácter depende sobretodo de cómo eduquemos a nuestro nuevo amigo.

La raza es sólo el aspecto

Y… ¿seremos tan materialistas de elegir comprar un animal en vez de adoptar uno sin hogar sólo por un tema estético?

Además, si buscamos bien en los refugios y protectoras, probablemente Gatito enjauladoencontraremos algún animal con la estética que nos gusta más.

Respecto al concepto de las razas, ten en cuenta que los perros y gatos de raza son estadísticamente más enfermizos y viven menos tiempo que los mestizos.

Si no lo compro, ¿de dónde lo saco?

¡Hay muchísimas opciones! Centenares de refugios y protectoras tienen perritos y gatitos esperando un hogar. Busca en Google una protectora que te quede cerca, mira su web, y ve a visitarlos. Seguro que encuentras un animal estupendo. Eso sí, te recomiendo que no adoptes “vía internet” de alguna protectora lejana. Seguro que cerca de donde vives puedes encontrar protectoras llenas de perros y gatos. Las puedes visitar, asegurarte de que no hay “nada raro”, y hacerles todas las preguntas que necesites.

Yo conozco un criador muy bueno que quiere mucho a sus cachorros

Un criador se gana la vida vendiendo cachorros. Es su negocio. Y todos los negocios buscan aumentar la rentabilidad: ganar lo máximo posible. Por tanto, lo más probable es que cualquier criador intente aumentar los beneficios económicos y disminuir los costes (tener los máximos cachorros posibles, disminuir gastos en atención veterinaria, etc).

Los negocios convierten al perro o gato en mercancía, y por tanto en un objeto sujeto a trapicheo y explotación.

Es que veo el cachorrito en la tienda, y me da pena, lo tienen tan mal que lo compraré para sacarlo de ahí

Ese es un sentimiento muy loable. Y el pobre cachorro tendrá suerte, le darás una vida mejor (vida que le daría cualquier otro comprador, por cierto). Pero es muy importante que te des cuenta que comprando un animal generas dinero y negocio para el vendedor, por tanto, estimulas a que el vendedor tenga muchos más cachorritos en la tienda.

Si realmente no quieres que haya animales siendo vendidos en esas condiciones, lo que debes hacer es no enriquecer con tu dinero ese negocio. No compres, y cuando esta visión se extienda y muy poca gente compre, no será rentable vender perros y gatos y los comerciantes dejarán de hacerlo (recuerda, es un negocio y lo hacen por dinero).

Y ante todo recuerda, compartir la vida con una mascota tiene que ser una decisión muy meditada y razonada. Tienes que poder atender sus necesidades en todo momento, y querer hacerlo.

Artículos relacionados:

Las razas de perros

Letra de veterinario: artículos