Por qué los perros tienen miedo a los petardos y a los ruidos fuertes y qué hacer frente a eso

Muchos perros tienen miedo a los petardos o a otros sonidos, como los truenos, los ruidos de los camiones u otros estruendos fuertes. Esto se puede convertir en un hecho incómodo e incluso peligroso para el bienestar del perro y de sus propietarios. En este artículo te comentaré algunas claves sobre este miedo a los ruidos.

En este otro post, menciono con más detalle los tratamientos inmediatos disponibles para el miedo a los petardos, y algunos detalles más.

Qué es el miedo a los ruidos

Como todas las fobias, es un miedo intenso y desproporcionado hacia algo, en este caso hacia los ruidos. Las manifestaciones de esta fobia más frecuentes son:

  • Miedo al ruido de los petardos, de los disparos con armas de fuego, de las tormentas, o de los coches, camiones y tráfico en general, que se manifiesta en:
  • Reacción desproporcionada a una amenaza inexistente: Temblores, midriasis (pupilas dilatadas), conducta de querer escapar, relajación de esfínteres (micción i defecación inadecuada)…

El miedo a los ruidos es un problema muy habitual en los perros.

La explicación para la aparición de este problema podemos dividirla en dos causas:

  • Por un lado la falta de socialización hacia los ruidos por parte del perro. Si un perro, cuando es cachorro (a partir del mes y medio de edad hasta los 3 meses) no está en contacto y se acostumbra al ruido de petardos, truenos, tormentas, camiones, etc. es posible que de mayor, cuando entre en contacto con estos ruidos, no los entienda como normales, y aparezca la fobia.

    cachorrito

    Un cachorrito tiene que ser expuesto a ruidos de manera controlada y agradable

  • En segundo lugar, puede que alguna mala experiencia vinculada a un ruido (dolor al explotar un petardo, un golpe precedido del ruido de un coche, etc.), especialmente cuando el perro es cachorro, haga aparecer dicho miedo a los ruidos.

En mi experiencia parece más frecuente el miedo provocado por una mala socialización a los petardos y otros ruidos.

Este miedo, como el resto de fobias, puede tener también un componente de predisposición genética. Esto hace que varie tanto la susceptibilidad de un animal al estímulo que provoca miedo, como la respuesta a un tratamiento.

Consecuencias del miedo a los petardos o a otros sonidos

Este problema tiene consecuencias tanto para el perro que tiene miedo como para el propietario. Conviene conocerlas para prevenirlas en la medida de lo posible.

  • El perro vive un rato de miedo, pánico y nervios cada vez que escucha el ruido que le provoca la fobia.
  • En su intento de esconderse o huir del ruido que le da miedo, el perro puede lesionarse saltando vallas o rompiendo objetos.
  • El animal puede perderse si consigue escapar del hogar.

Para el propietario:

  • El mal rato y la ansiedad que supone ver nervioso al animal
  • Los posibles destrozos en la vivienda, en las puertas o en las vallas que haga el perro intentando huir del ruido.
  • El perro podría acabar en una carretera y ser atropellado, causando algún tipo de accidente.

Qué no debemos hacer (y qué sí) si nuestro perro tiene miedo a los petardos u otros ruidos

Si tu mascota tiene miedo a los ruidos, hay dos cosas que no tienes hacer. Por un lado, no tienes que forzarlo a venir donde estás tú o a salir de su escondite.

Tampoco debes castigarlo ni castigar lo que haga cuando tiene miedo (esconderse, rascar..). El miedo es una emoción, y como tal, el perro no puede controlarla. No podemos castigar emociones.

Si tu perro quiere esconderse bajo tu cama, o en algún lugar oscuro, o en un rincón, permíteselo. Es el sitio en el que él se siente seguro y recomfortado. Dejemos que pase ahí el mal rato de los petardos sin forzarlo a salir ni a nada.

Si acude a ti en busca de consuelo o atenciones, acarícialo y háblale en un tono amable, intentando calmarlo. No te pongas tú nervioso ni sobreactúes, ya que tu perro notará tus nervios y se los contagiarás.

Tambien debes ser muy precavido. Si sabes que tu perro tiene miedo a los ruidos y se acerca San Juan o hay tormenta, hay que tomar algunas medidas:

  • Repasar las vallas del jardín y las puertas, para impedir que, asustado, se pueda escapar.
  • No salir a pasear con él si prevees que puedan sonar petardos o truenos.
  • Quitar de su alcance cosas con las que se pueda hacer daño.

    Perrita con miedo

    El miedo provoca mucho sufrimiento al perro

  • Procurar que haga ejercicio y se canse antes de que suenen los petardos, eso le ayudará a estar más relajado.
  • Dejarle algún lugar oscuro y escondido, como una habitación abierta en la que se pueda meter debajo de una cama, para que pueda sentirse seguro.
  • Ante él, hacer como si no pasara nada: no sobreactúes ni crees situaciones de nervios, tampoco lo fuerces a venir o a salir. Actúa normal y trátalo dulcemente si te solicita consuelo.

Tratamiento farmacológico

En ocasiones, un veterinario puede prescribirte algún producto sedante para que tu perro esté más tranquilo. Estos productos no son mágicos o infalibles: funcionan en algunos casos, pero hay que evaluar el perro, su estado de salud y otras variables. Para ello hay que consultar con ntu veterinario, y nunca dar estos productos “a ojo” o por recomendación de algún conocido. Puede ser peor el remedio que la enfermedad.

Tradicionalmente se ha usado un fármaco llamado acepromacina, en algunas presentaciones en comprimidos, para sedar a nuestro perro cuando van a sonar petardos. Yo he vivido muchos San Juan en los que la clínica se llenaba de clientes los días antes, buscando estas pastillas. Hoy en día se sabe que están totalmente desaconsejadas.

Este documento de la asociación de veterinarios AVEPA explica el por qué.

En este otro post, explico más cosas sobre el miedo a los petardos y las medicaciones.

Curar el miedo a los ruidos en los perros

Como te he dicho, lo mejor es la prevención. Acostumbrando a tu mascota, cuando es cachorro, a los ruidos, los petardos, los coches, etc. disminuirás mucho las probabilidades de que tenga miedo a los ruidos. En general, contra más expuesto esté un cachorro a estímulos de todo tipo, mejor.

En caso de perros que ya tienen este problema, existen pautas de desensibilización progresiva hacia los ruidos que le dan miedo. Son tratamientos trabajosos, que requieren esfuerzo pero pueden dar muy buenos resultados. Un veterinario etólogo o un buen educador canino podrá diseñar un programa de desensibilización acorde con nuestro perro.