Esterilización: contestando todas tus dudas

En este artículo hablaremos de la esterilización de tu mascota. Responderé a las preguntas más habituales que me hace un propietario cuando recomiendo la esterilización de su animal.

Tomar la decisión de esterilizar a tu perro o gato, es decir, hacerle pasar por una cirugía, genera unos miedos e incertidumbres. Pero es un acto clínico que beneficia enormemente a tu animal, porque previene problemas de salud. Además es una cirugía muy frecuente en cualquier clínica, por lo que, aunque tiene riesgos, estos son mínimos. En general la tasa de complicaciones es muy baja.

Trataremos:

  1. ¿Por qué esterilizar a tu perro o gato?
  2. Riesgos de la esterilización.
  3. Momento adecuado para la esterilización.
  4. Cambios en tu mascota después de esterilizar.
  5. Consejos para el día de la esterilización.
  6. En qué consiste la esterilización: qué le hará el veterinario a tu animal.
  7. Cuidados después de la esterilización.
  8. Cómo saber si algo va mal después de la esterilización.
  9. Mitos acerca de la esterilización.
  10. Esterilización mediante fármacos.
  11. Aspectos económicos.

¿Por qué esterilizar a tu perro o gato?

Beneficios para la salud

Esterilizar a tu animal previene una serie de enfermedades que pueden ser muy graves.

En el caso de los perros y gatos macho, evita por completo la posibilidad de sufrir tumores de testículos. Además, disminuye la probabilidad de tener ciertos problemas de próstata, tanto benignos como malignos, y también hace que las posibilidades de tener una hernia perineal sean menores.

Esterilizar a una hembra de gata o perra mediante ovariohisterectomía, previene la posibilidad de que aparezcan tumores de ovarios o de matriz, y evita que pueda sufrir una piometra, que es una infección de matriz muy grave que puede matar a tu mascota. Además, la esterilización cuando tu perra o gata es joven disminuye la probabilidad de aparición de algunos tumores de mama.

En resumen, evita problemas de salud o disminuye su probabilidad.

Los beneficios de salud que comporta esterilizar son muy numerosos

Los beneficios de salud que comporta esterilizar son muy numerosos

Beneficios respecto al comportamiento

La castración de los machos elimina las hormonas sexuales. Esto hace que disminuyan las conductas relacionadas con hormonas sexuales, que pueden ser muy molestas para los propietarios.

Estas conductas son el marcaje con orina, las ansias de vagabundeo, la conducta de monta a hembras, y la agresividad entre machos. Además estas ansias por vagabundear pueden causar que nuestro animal sufra algún accidente o se contagie de alguna enfermedad, o que se escape y lo perdamos para siempre.

En el caso de las hembras de perra, nuestra perra no tendrá más el celo, con lo que no manchará de sangre cada seis meses. Además, no tendrá embarazos psicológicos, que es una conducta que puede ser estresante para el animal y para el propietario.

Las gatas no tendrán el celo, con lo que no vocalizarán ni tendrán esos periodos tan molestos para propietarios (y vecinos…)

Riesgos de la esterilización

La esterilización es una cirugía (luego hablaremos de la esterilización con fármacos, cosa que yo no recomiendo en absoluto y no realizo).

Como cirugía, no está exenta de riesgos. Si alguna vez te encuentras a alguien que te diga que una cirugía no tiene riesgos, sea en personas o en animales, te estará mintiendo.

Pese a esto, las diferentes cirugías de esterilización (orquiectomías, ovariohisterectomías, etc) son cirugías muy frecuentes en todos los centros veterinarios, por tanto, los cirujanos veterinarios y los anestesistas tienen mucha práctica y el porcentaje de complicaciones es mínimo.

Puede aumentar la seguridad de la esterilización que pidas a tu veterinario que le haga un examen de salud previo a tu animal, para asegurarte de que está sano y puede pasar por la cirugía. Este examen puede incluir un examen físico, un electrocardiograma, y una analítica sanguinea. Si tu mascota, además, es muy mayor o tiene algún problema de salud conocido, debes comentarlo con tu veterinario, que elegirá los protocolos más adecuados a cada caso.

Momento adecuado para la esterilización

Cualquier momento de la vida de tu mascota es bueno para realizar la esterilización, ya que siempre tendrá beneficios. Sin embargo, hacerlo en un animal joven y sano es mejor que hacerlo en uno muy mayor. Será más fuerte para aguantar la cirugía, y ésta será más eficaz para prevenir algunos problemas de salud.

Yo recomiendo esterilizar a los perros y gatos, independientemente del sexo, alrededor de los 6 meses de edad. Si las hembras aún no han tenido el primer celo es ideal, pero si ya lo han tenido no pasa nada. Hay algún estudio que dice que esterilizar las hembras antes del primer celo tiene el efecto máximo de prevención de tumores de mama.

Los cambios de comportamiento, por ejemplo dejar de marcar con orina, es más probable que sucedan esterilizando cuando el animal es joven y no ha tenido tiempo de aprender estas conductas.

Cambios en tu mascota después de esterilizar

Comportamiento

Como te he comentado, habrá cambios de comportamiento, positivos. Las hembras dejarán de presentar las conductas de celo y en el caso de las perras los embarazos psicológicos. Los machos disminuirán las condutas sexuales: marcar con orina, pelearse con otros machos…

Engordarse después de la esterilización

Se dice que los animales se engordan después de la esterilización. Es cierto que el metabolismo cambia un poco y puede haber una cierta tendencia a engordarse más. Pero a esto se unen otros factores:

  • el animal es más mayor, cosa que también favorece el aumento de peso
  • puede volverse más sedentario y menos activo por la edad

Si alimentamos a nuestra mascota con una dieta de calidad y en la cantidad adecuada, y además favorecemos que juegue, haga ejercicio y tenga una vida activa, no tiene por qué engordarse.

Otros cambios

No hay muchos más cambios: el carácter no cambia, ni si son juguetones dejan de serlo, ni pierden olfato… ya que ninguno de esos aspectos está relacionado con las hormonas sexuales.

Consejos para el día de la esterilización

Antes

  • El día de la esterilización, tu mascota tiene que ir en ayunas. Yo recomiendo a los propietarios que retiren la comida la noche de antes, cuando se vayan a dormir. El agua no considero necesario retirarla.
  • Está bien que antes de acudir a tu cita con el veterinario, des un buen paseo si tu animal es un perro. Eso ayudará a que se relaje, y a que orine y defeque, y estará más cómodo.
  • Si es un gato, llévalo siempre en transportín, nunca en brazos o suelto por el coche. Cubre el transportín con una manta o una toalla para que se sienta refugiado del exterior y pase menos miedo.

Después

Llévalo a casa cuando te lo entreguen. Mantenlo calentito y tranquilo, ha sido un dia duro. Sigue los consejos que te haya dado tu veterinario en el momento de la entrega. En otro artículo detallaré las recomendaciones que doy yo a los animales que esterilizo.

No te preocupes, la recuperación suele ser rápida y durar pocos días, y las complicaciones son raras.

En qué consiste la esterilización: qué le hará el veterinario a tu animal

Hay diversas técnicas para realizar la esterilización o castración de tu animal. Te explicaré las más comunes.

En el caso de los machos, lo normal es extirpar los testículos, lo que se conoce como orquiectomía. En los perros se hace mediante una incisión preescrotal (entre el escroto y el pene) y se cose. En los gatos, se hace con una incisión sobre el escroto, y no se cose.

En algunos casos se puede realizar vasectomía, pero no es frecuente. En otro artículo explicaré las diferencias entre castración y vasectomía.

En el caso de las hembras, lo normal es hacer una ovariohisterectomía. Se hace un pequeño corte, en la zona media del abdomen ventral o en un lateral, y se eliminan los ovarios y la matriz. En algunos casos podrás haber oído que se puede realizar ovarioectomía, es decir, quitar sólo los ovarios, pero no tiene mucho sentido.

La herida de la esterilización de una perra tiene este aspecto

La herida de la esterilización de una perra tiene este aspecto el mismo día de la cirugía.

Cuidados después de la esterilización

Después de la esterilización, tendrás que vigilar que tu mascota no se toque los puntos. Si lo hace antes de que la herida esté cicatrizada (unos 10 días), se puede abrir. Para eso, lo mejor es ponerle una campana o collar isabelino. No te preocupes, pueden comer y beber con la campana puesta. Yo siempre recomiendo que la lleve las 24 horas durante 10 días. Es muy importante que la campana sea de su talla.

Normalmente tendrás que administrar la medicación que tu veterinario te recomiende. Suele ser un antiinflamatorio y en algunos casos un antibiótico, aunque no siempre es necesario.

Es bueno ir limpiando una o dos veces al día la herida con gasas impregnadas en yodo.

Por lo demás, tienen que hacer una vida bastante normal. Los primeros días con algo de reposo, y luego menos a medida que se van recuperando.

Cómo saber si algo va mal después de la esterilización

El primer día es normal que tu mascota esté más quieta o decaída. Pero con el paso de las horas y los días tiene que ir a mejor. Si observas que está muy apático al segundo o tercer día, o bien hay vómitos, sangrados, o pasado un día no quiere comer, llama a tu veterinario y coméntaselo.

Mitos acerca de la esterilización

A veces hay mitos e ideas preconcebidas respecto a la esterilización. Estas son las que yo he escuchado:

  • Los perros pierden olfato después de la esterilización: Esto no tiene ninguna base. El olfato no está relacionado de ninguna manera con las hormonas sexuales. Es falso.
  • Las perras tienen que criar una vez en la vida: No tiene sentido. El cuerpo es igual antes que después de criar, y una perra no tiene ninguna necesidad de tener descendencia. Sólo tiene un impulso controlado por las hormonas sexuales, y ese “deseo” desaparece cuando esas hormonas desaparecen. No hay ningún beneficio en que una perra crie una vez, o dos, o doscientas. Es más, cada gestación y parto entraña un riesgo para la madre.

Esterilización mediante fármacos

Existen fármacos que suprimen el celo y por tanto la fertilidad de las perras y las gatas durante un periodo de tiempo. Estos fármacos tienen importantes efectos secundarios a largo plazo, y en general no los recomiendo. Tan solo tienen sentido en casos muy concretos.

Aspectos económicos

Es cierto que una esterilización es un desembolso económico. Pero ten en cuenta que es una vez en la vida, y que puede ahorrar que tu animal pase por alguna enfermedad que suponga un desembolso aún mayor. Además, muchas clínicas veterinarias permiten flexibilidad en el pago.

Por otro lado, si adoptas tu mascota en alguna protectora, además de estar contribuyendo a dar un hogar a un animal que lo necesita, normalmente te lo entregarán ya esterilizado.

Existe una campaña de precios reducidos para las esterilizaciones, patrocinada por la organización Faada, llamada “Sóc Responsable“. Puedes preguntar por ella en tu centro veterinario.