La obesidad en nuestros animales de compañía es un problema muy común. Con este artículo te contaré cómo saber si tu perro o tu gato tiene sobrepeso, qué consecuencias tiene, y qué hacer para corregir esa obsesidad lo antes posible.

Hablaremos de:

  1. La obesidad es un problema frecuente
  2. ¿Cuánto tiene que pesar mi perro?
  3. Cómo saber si tu perro o gato tiene sobrepeso
  4. Causas de la obesidad en los animales de compañía
  5. Qué consecuencias tiene que tu mascota esté pasada de peso
  6. Cómo prevenir que tu animal se engorde si no lo está
  7. Cómo hacer que tu perro o gato pierda peso

En este video, grabado en la Protectora de Mataró, os pongo un ejemplo de un perro gordito: Zeref.

La obesidad es un problema frecuente

Cuando visito perros o gatos, el sobrepeso es uno de los hallazgos que encuentro más frecuentemente. Además, lo veo tan pronto el animal se acerca con su propietario para entrar en la consulta si es un perro, o en cuanto lo sacan del transportín si es un gato. Y curiosamente, algunos propietarios se sorprenden cuando comento que el animal está pasado de peso. “¿De verdad?” preguntan sorprendidos, ante algo que para mí es muy evidente. Imagino que eso es debido a que un animal gordo u obeso no es estéticamente igual a una persona con sobrepeso y quizá cuesta más de detectar para unos ojos no acostumbrados. También creo que hay la creencia generalizada de que “a más gordito más salud”. Un perro con sobrepeso se percibe como saludable, e incluso como algo gracioso. Independientemente de nuestros gustos estéticos, la obesidad es un problema de salud más o menos grave, que puede comportar:

  • Que aparezcan antes y sean más graves los problemas de la edad (artrosis, dificultades para moverse…)
  • Aumentar el riesgo de que el animal sufra enfermedades graves.

¿Cuánto tiene que pesar mi perro?

La respuesta rápida es: ni idea. Esta es una pregunta muy muy típica, y para la que no hay una respuesta en forma de número absoluto. El peso ideal de un perro depende de la raza, el tamaño, la actividad… es decir, de demasiados factores. Es mucho más útil definir qué parámetros podemos observar para saber si está bien de peso, demasiado delgado o por encima de su peso (los explico en el siguiente apartado).

En gatos, al haber menor variabilidad de tamaños, es más fácil decir un peso aproximado. Normalmente las gatas suelen estar bien de peso cuando pesan entre 2,5 y 4 kg, en función de su tamaño. Los machos pueden pesar un poco más, entre 3,5 y 4,5 kg. Pero esto son pesos orientativos, además como veis, hay mucho margen. Los criterios que definiré a continuación sirven para perros y para gatos.

Cómo saber si tu perro o gato tiene sobrepeso

Un animal, visto desde arriba, tiene que tener cintura. Si no tiene cintura y tiene un diámetro constante desde el tórax hasta el final del abdomen, probablemente tiene sobrepeso. Además, se le tienen que poder notar al tacto las costillas y la cadera, aunque no deben ser excesivamente visibles. Pero como una imagen vale más que mil palabras, os pongo el siguiente esquema, publicado en la revista ateuves.es:

Condición corporal

Esquema de la condición corporal de un animal (tomado de: ateuves.es)

Causas de la obesidad en los animales de compañía

La causa más frecuente del sobrepeso en nuestros perros y gatos, es que les damos más comida de lo que luego ellos queman con su actividad diaria. Es decir, que en su cuerpo entra más energía (en forma de comida) de la que se gasta (en forma de actividad física). Vamos a ver las razones:

  • Sobrealimentación: Como he adelantado, es habitual que los propietarios proporcionemos a nuestros animales más comida de la que realmente necesitan según su nivel de actividad.
  • Sedentarismo: Directamente relacionado con el punto anterior, es frecuente que nuestros perros y gatos tengan un nivel de ejercicio físico bajo, lo cual evidentemente favorece que ganen peso. Jugar con ellos, y en el caso de los perros, salir a pasear o a hacer deporte con ellos, además de estrechar lazos afectivos, disminuye el riesgo de obesidad.
  • Alimentación con comida humana: Además de no ser tan equilibrada como la alimentación comercial para perros y gatos, les engorda mucho más. Esto es debido a que lo que les damos suele ser muy calórico (pan, embutido, etc) y además, a que al propietario le cuesta mucho pensar en la “proporcionalidad”. Con esto me refiero a que es muy diferente que un bicho de 75 kg como yo se coma una hamburguesa, a que un bichito de 14 kg como mi perra se coma la misma hamburguesa. Para mi perra, esa misma hamburguesa es mucha más comida.
  • Castración: La esterilización altera el metabilismo de los animales, ralentizándolo, y se considera un factor de predisposición al sobrepeso (hablo de la esterilización aquí).
  • Edad: los cambios en el metabolismo que suceden a medida que la edad del organismo avanza, predisponen al aumento de peso.
  • Predisposición racial: existe una cierta predisposición genética a padecer sobrepeso, que puede estar asociada a determinadas razas o lineas de individuos.
  • Medicamentos: los glucocorticoides sistémicos (cortisona oral) administrados de manera crónica, pueden crear un estado de Cushing iatrogénico, favoreciendo un tipo de obesidad característico ligado a esta enfermedad. Además, las benzodiacepinas (diazepam-valium) o el fenobarbital, pueden aumentar el apetito.
Bulldog

Algunas razas tienen predisposición genética a la obesidad.

Qué consecuencias tiene que tu mascota esté gorda

El sobrepeso tiene consecuencias para nuestros animales:

  • Empeoramiento de problemas locomotores: ya sea la artrosis normal de la edad, o la recuperación de una cirugía traumatológica, todo ello se ve empeorado por el sobrepeso. No deja de ser una mochila extra de peso que el animal tiene que mover siempre y en todo movimiento que haga.
  • Mayor probabilidad de aparición de otras enfermedades: hay enfermedades cuyas probabilidades de aparición se ven drásticamente aumentadas por la obesidad, por ejemplo, la diabetes.
  • Mayor sedentarismo e intolerancia al ejercicio: es un círculo vicioso: cuando el animal está obeso, tiene más dificultades para moverse y eso desemboca en un mayor sedentarismo. Y al ser más sedentario, se engorda más fácilmente. Y así, el círculo se va perpetuando y magnificando.
  • Aumento del riesgo quirúrgico
  • Enfermedad hepática

Cómo prevenir que tu animal se engorde si no lo está

Si tu perro o gato tiene una vida activa (hace ejercicio, juega…) y su dieta es equilibrada (recomiendo una dieta comercial de calidad) y en la cantidad adecuada a su peso, es poco probable que llegue a tener sobrepeso. Puedes ir monitorizando las señales de obesidad que he comentado más arriba, e ir pesándolo y apuntando el peso de manera periódica para ver la evolución.

Cómo hacer que tu perro o gato pierda peso

Si tu mascota ya tiene sobrepeso, puedes empezar a tomar medidas para que, poco a poco, se vaya acercando a su peso ideal. No es algo que haya que hacer de la noche a la mañana. Perder peso de manera rápida no es saludable. Hay que instaurar unas rutinas de alimentación y ejercicio claras y estrictas, seguirlas siempre sin excepción, e ir monitorizando la evolución:

  • Eliminar por completo la comida de personas: no vale hacer excepciones, por más que te parezca muy poquito lo que le das.
  • Medir la cantidad de pienso: en todos los envases de pienso, pone la cantidad que le toca a tu animal (normalmente en gramos diarios). Sigue estas indicaciones. Por ejemplo si el envase dice que a tu mascota le tocan 100 g al dia, dale 50g por la mañana y 50 g por la noche.
  • Aumentar el ejercicio: Todo vale. Desde jugar más con tu mascota, hasta salir a pasear, correr, ir en bici (si es un perro). El caso es aumentar el gasto de energía. Eso sí, si no está acostumbrado a tanto ejercicio, hazlo de manera progresiva y adaptada a su edad y condiciones.
  • Tipo de pienso: Yo siempre recomiendo primero eliminar la comida de personas y aumentar el ejercicio antes de cambiar de dieta. Si ya haces todo eso y aún así no hay pérdida de peso, puede ser buena idea cambiar a un pienso “light” de alta gama.

¿Y en tu caso? ¿Crees que tu mascota está bien de peso? ¿Tienes problemas para controlar lo que come? ¡Cuéntamelo en los comentarios!