Hacer ejercicio con tu perro: cosas a tener en cuenta

Esta nueva entrada trata sobre hacer deporte con nuestro perro. Muchas veces clientes o amigos me preguntan al respecto… ¿cómo introducir a nuestro perro en el deporte? ¿Qué precauciones hay que tener en cuenta? ¿Cómo evitar peligros? ¿Irá bien que mi perro haga deporte para que pierda peso?

Para responder a estas y a otras preguntas, contamos con la colaboración de Xavier Masramon. Además de tener mucha experiencia en la práctica de deporte con compañeros caninos, es responsable de la sección de Canicross de l’Associació Catalana d’Excursionisme Caní.

(Si haceis deporte con vuestro perro, os interesará este artículo sobre fisioterapia).

¡Os dejo con el texto de Xavi!

Archivo de artículos

Ejercicio con nuestro perro

Xavier Masramon Sanguino

Estamos en verano, hace buen tiempo y tenemos tiempo libre para disfrutar y hacer deporte con nuestros perros y queremos que ellos disfruten con nosotros. Nos preguntamos ¿cuáles son sus límites? ¿Nos pueden acompañar de excursión? ¿corriendo? ¿en bici? ¿Y si hace demasiado calor?

Lo primero que tenemos que tener presente es que los perros han desarrollado evolutivamente unas grandes adaptaciones al frío. Ellos, a diferencia de nosotros, no transpiran por la piel, sino que sudan en mayor parte por la boca. Eso les permite realizar ejercicio de intensidad a temperaturas muy bajas, incluso a varios grados bajo cero. El ejemplo lo vemos en los perros de trineo que son capaces de desplazarse largas distancias arrastrando un gran peso en las zonas árticas. Si hiciéramos lo mismo con caballos, que sudan por la piel, estos morirían congelados al enfriarse el sudor.

Para sudar los perros jadean, eliminando calor a través del aire caliente que sale de sus pulmones y a través las glándulas sudoríparas de su lengua. Y cuando tienen frío cierran la boca, eliminando prácticamente todas las pérdidas de calor y impidiendo que el sudor se enfríe.

A su vez los perros han desarrollado un pelaje protector alrededor de todo el cuerpo, más o menos intenso en función de la raza o de la zona donde habitan y algunos como los Huskys tienen doble capa que les aísla del exterior.

La evolución y la selección humana ha marcado una gran diferencia entre las diferentes razas de perros en estos aspectos, sobretodo en el que hace referencia al pelaje, pero también en el tamaño y la morfología, que están directamente relacionados con la pérdida de calor. Perros más pequeños y delgados tienen tendencia a perder más calor pues tienen más superficie de contacto con el aire en relación con su peso.

En la pérdida y ganancia de calor también pueden afectar otras características propias de cada individuo como el color del pelaje (el negro absorbe más la radiación solar), la edad (los perros seniors tienen más dificultad para regular la temperatura) y la capacidad respiratoria (hay razas con grandes problemas respiratorios que les impiden eliminar correctamente el calor como el Bulldog Francés con los que tendremos que tener especial cuidado y no realizaremos ejercicios intensos ni otros más ligeros si hace calor).

Todas estas características son las que tenemos que valorar antes de decidir qué deporte y a qué temperatura puede realizarlo nuestro perro:

  •  Pelaje (denso o corto)
  •  Tamaño (grande o pequeño)
  •  Morfología (delgado o corpulento y su capacidad respiratòria)
  •  Edad (joven o sénior)
  •  Entrenamiento (bien entrenados o sedentarios)

Una vez hemos analizado todas estas características podemos ver que tipología de deporte puede realizar nuestro perro y bajo qué condiciones, pues no es lo mismo un deporte intenso pero de baja duración, como el agility, que un deporte intenso de larga duración como el mushing o un deporte de baja intensidad y larga duración como el senderismo. Vamos a verlo en detalle.

Ejercicios de baja intensidad:

  • Senderismo
  • Mantrailing
  • Ioga

Ejercicios de alta intensidad y de corta duración:

  • Dogfrisbee
  • Agility
  • Tirar la pelota

Ejercicios de alta intensidad y larga duración (en orden de menos a más):

  • Carrera libre
  • Ruta en bici
  • Canicross
  • Bikejoring
  • Demás disciplinas de Mushing

La temperatura, los límites del calor

Los ejercicios de baja intensidad se pueden realizar todo el año, incluso con temperaturas elevadas (>25ºC), prácticamente por cualquier tipo de perro y siempre que garanticemos una correcta hidratación.

Los ejercicios de alta intensidad y corta duración cuando tenemos temperaturas elevadas tienen que estar sujetos siempre a periodos de descanso a la sombra entre ejercicios, limitar la actividad a las horas más frescas del día y menos soleadas, y garantizar la hidratación en todo momento. Aquí ya influirán mucho los factores adaptativos de cada individuo, su edad y el estrés que se puede generar antes, durante y después de la actividad.

Los ejercicios de alta intensidad y larga duración se tienen que limitar y realizar siempre a temperaturas bajas, en función siempre de las características de nuestro perro y las condiciones ambientales. En verano tendremos que limitar o prácticamente eliminar la práctica de esta tipología de ejercicios pues el riesgo de sufrir un golpe de calor y el sufrimiento que provocamos a nuestros perros no compensa la actividad realizada.

Como norma general, para realizar ejercicios de alta intensidad sin limitaciones nos podemos fijar como máximo 16ºC y partir de ahí limitaremos la actividad en función de la temperatura. Nos podemos fijar en la tabla que se utiliza en las competiciones de mushing, y que se recogen en los reglamentos de la International Federation Sleeddog Sports (IFSS) i que podremos aplicar a las demás disciplinas de ejercicio intenso y de larga duración:

  • Temperaturas por debajo de 18ºC para canicross y 16ºC para las demás categorías de mushing y con una humedad por debajo del 85%: la competición se realiza con normalidad.
  • Temperaturas entre 16 y 18ºC se limitan las distancias a las mínimas establecidas (2km) excepto en canicross y bikejoring que se realizan con normalidad.
  • Temperaturas entre 18 y 22ºC: la distancia no puede superar los 1,5km de demostración, excepto en canicross y bikejoring en que se limitan las distancias a las mínimas de cada categoría (2km).
  • Temperaturas superiores a 22ºC: no se realiza la competición excepto en canicross que se limita a realizar un máximo de 1,5km de demostración.
  • Temperaturas por encima de los 25ºC: no sale ningún equipo.
Fotografía cedida por canicross.cat

Fotografía cedida por canicross.cat

Por lo tanto, y siempre teniendo en cuenta las características físicas de nuestros perros, a partir de les 16ºC tenemos que empezar a limitar las actividades de alta intensidad y regularlas en función de las condiciones ambientales y el entrenamiento previo. En perros nórdicos, corpulentos, con mucho pelaje, de edad avanzada y/o poco entrenados tendremos que rebajar ese límite incluso por debajo de los 10-12ºC.

La hidratación, un factor clave

Igual que nosotros los perros eliminan el exceso de temperatura evaporando agua. Por lo tanto, tenemos que evitar que las pérdidas de agua lleguen a provocar la deshidratación de nuestro perro.

En ejercicios de baja intensidad la hidratación puede ser continua y sin limitaciones. Cuando tenemos temperaturas elevadas los perros tienen que tener acceso al agua garantizado periódicamente. Y por esa razón cuando planificamos una ruta con nuestros perros en verano nos tenemos que asegurar que encontraremos agua para ellos en el camino.

En ejercicios de alta intensidad tenemos que regular la hidratación de otra forma, primero tenemos que hacer una hidratación previa al ejercicio, como mínimo 30 minutos antes, y limitar-la durante la actividad hasta la finalización de la misma o incluso hasta la recuperación de las frecuencias de jadeo normales. De esta forma tendremos a nuestros perros bien hidratados y evitaremos el riesgo de torsión de estómago. La pauta genérica sería la siguiente:

  • Entre 30min y 1 hora antes del ejercicio mezclar 1 litro de agua con aceite de pescado o un poco de carne picada.
  • Durante el ejercicio, si es de muy alta intensidad, canicross o mushing sprint no dar nada de agua. En alta-moderada intensidad, trailrunning o paseos en BTT, daremos agua en pequeñas cantidades.
  • En la finalización del ejercicio, refrescamos a nuestro perro mojando las patas y las axilas y esperaremos a la recuperación de la frecuencia de jadeo habitual de nuestro perro para darle acceso al agua en abundancia.

Si nuestro perro tiene mucha sed y le damos acceso al agua durante el ejercicio o justo en su finalización puede ser peligroso y puede que vomite el agua o que llegue a producirse una torsión de estómago (¡Atención! ¡Puede llegar a ser mortal!)

Las almohadillas: nosotros llevamos bambas pero nuestros perros no

Al hacer deporte con nuestros perros no podemos olvidar otro factor clave a supervisar, las almohadillas. Nuestros perros toman contacto con el suelo a través de sus patas con un tejido de piel especializado, grueso y rugoso que les ayuda a absorber el impacto y adherirse al terreno. También contienen glándulas sudoríparas que las mantienen hidratadas para disminuir su desgaste y mejorar la tracción.

A pesar de la gran adaptación de esta parte de su cuerpo, las almohadillas no son invulnerables y el calor, el suelo abrasivo o la distancia pueden provocar grietas, heridas o quemaduras.

Para evitarlas debemos:

  • Adaptar el ejercicio e incrementar la distancia paulatinamente para dar tiempo a los tejidos a curtirse.
  • Buscar siempre terrenos poco abrasivos, tierra o hierba, y evitar el asfalto y la piedra, sobretodo en las horas de más calor.
  • Revisar las almohadillas periódicamente después del entrenamiento y al realizar ejercicios poco habituales o en zonas abrasivas.
  • Preparar las almohadillas previamente, con productos especializados, antes de realizar un ejercicio fuera de lo común, largas caminatas, travesías, competiciones o que tengan tramos abrasivos que no podamos evitar.
  • En caso de especial sensibilidad de nuestro perro o de cruzar por zonas abrasivas inevitables podemos utilizar botines, siempre habiendo realizado una adaptación previa en casa o en el paseo.

Si detectamos que empiezan a aparecer signos de desgaste o grietas en las almohadillas podemos aplicar cremas regenerativas que ayudarán a regenerar los tejidos e hidratarlos. Y podemos aplicar estas cremas después del ejercicio cuando queramos reforzar la recuperación de las almohadillas.

El gran pilar que lo soporta todo: la alimentación

Por último y no menos importante debemos hacer hincapié en la importancia de dar una buena alimentación a nuestros perros como base para que tengan la energía necesaria para realizar el ejercicio y todos los nutrientes esenciales para recuperarse y regenerar los tejidos después del esfuerzo.

En perros que realicen ejercicios de alta intensidad o de larga duración tenemos que darles piensos de alta energía y sobretodo con un elevado valor nutricional. Para eso, lo más recomendable y práctico es buscar un pienso de calidad que nos especifique al máximo el origen de sus materias primas.

En caso de realizar un deporte de temporada, como el mushing, donde tenemos unos meses de alta intensidad y otros de descanso, tenemos que adaptar la alimentación a cada época, con un pienso más energético en la temporada deportiva y otro de mantenimiento en la de descanso.

A la hora de alimentar nuestros perros deportistas el momento también es muy importante. Los perros no pueden realizar un ejercicio intenso con la barriga llena, pues el riesgo de torsión de estómago sería muy alto. Y la digestión del pienso puede ser muy lenta, llegando incluso a les 10 horas. Por estos motivos debemos alimentar a nuestros perros en sus momentos de descanso y siempre después de la actividad física, NUNCA daremos de comer en los momentos previos a una actividad intensa.

Podemos dividir la alimentación de nuestros perros en dos tomas diarias para disminuir la cantidad de comida que tiene que digerir el estómago.

Para una buena digestión del pienso cabe destacar que los perros tienen que tener agua en abundancia a su disposición pues se trata de un alimento deshidratado.

Si nuestro perro está un poco pasado de peso, antes de empezar a realizar ejercicio de alta intensidad tenemos que rebajar su peso hasta los niveles normales. No es bueno poner a nuestro perro a dieta justo cuando vamos a empezar la pràctica de ejercicios intensos, tenemos que actuar en previsión y bajar el peso antes de empezar o ver como evoluciona este después de unas semanas de actividad.

Los suplementos

Si tenemos una buena alimentación de base no hace falta suministrar suplementos, es mejor invertir el dinero en un pienso de mayor calidad. Si queremos igualmente suplementar a nuestro perro debemos asegurarnos siempre de la efectividad de los mismos, pues existen gran cantidad de suplementos en el mercado, pero muy pocos de ellos tienen una efectividad demostrada científicamente.

Y con todo lo que os hemos contado ya estáis preparados para disfrutar del deporte con vuestros perros.

Recordad adaptar la intensidad y la duración del ejercicio en función de:

  • La temperatura
  • La morfología de vuestro perro
  • La edad
  • El entrenamiento previo

Y tener en cuenta:

  • La hidratación
  • Las almohadillas
  • La alimentación

Con esto disfrutaran del deporte tanto o más que nosotros!

Xavier Masramon Sanguino

acec4turons.org

canix.cat

CaniX.cat

Responsable Secció de Canicross de l’Associació Catalana d’Excursionisme Caní

acec4turons.org

Archivo de artículos

Anterior

Cómo montar la campana o collar isabelino

Siguiente

La leucemia y la inmunodeficiencia felina: los virus de gatos más temidos

2 Comentarios

  1. Sandra

    Me gustó mucho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

error: Si necesitas algo ¡contacta conmigo! :)