Mi perro tiene cáncer

Mi perro tiene cáncerEl cáncer es un diagnóstico terrible y un mazazo para los cuidadores de perros y gatos que quieren a sus animales.

Esta semana, hemos diagnosticado un cáncer a mi perra Vaca. Se trata de un carcinoma de células transicionales de la vejiga de la orina, un cáncer maligno. Después de la tristeza inicial, nos hemos puesto manos a la obra para buscar la manera de mantener la calidad de vida de mi perra el mayor tiempo posible.

He escrito este artículo para comentar temas básicos sobre el cáncer e intentar aportar una pequeña ayuda a todas las personas que tienen un animal con ese diagnóstico. Al menos para aclarar conceptos y algunas dudas, ya que lo desconocido asusta más. Todas las fotos de esta entrada son de mi querida perra Vaca, y este escrito pretende ser un homenaje a ella y un apoyo a todas las personas que tienen perros o gatos con cáncer a los que aman y no quieren ver sufrir y marchar.

El índice de la entrada es el que sigue:

  1. ¿Qué es el cancer?
  2. Las metástasis
  3. Neoplasias benignas vs neoplasias malignas
  4. ¿Qué causa cáncer?
  5. ¿Se puede curar el cáncer? ¿Qué tratamientos hay?
  6. ¿Qué no cura el cáncer?

¿Qué es el cancer?

El cáncer es un grupo de muchas enfermedades, que consisten en la reproducción anormal de las células de un tejido del organismo, de manera descoordinada y autónoma del resto del cuerpo, sin finalidad. Las mayoría de cánceres o neoplasias son tumores sólidos, pero también existen neoplasias no sólidas, como la leucemia. Normalmente las neoplasias se originan de un tipo de célula concreto, en una localización puntual (piel, músculo, hueso…), y pueden invadir y destruír localmente el tejido afectado, y/o expandirse a otros órganos distantes, creando nuevas neoplasias que se llaman metástasis.

Cáncer en el perro

En muchos casos la finalidad del tratamiento de un cáncer en el animal es preservar la calidad de vida el mayor tiempo posible

¿Por qué aparece una neoplasia o cáncer?

Las células normales del cuerpo, tienen mecanismos muy complejos para saber cuando reproducirse, cuando no hacerlo, en qué momento hacer determinada cosa y en qué momento morir. Están en comunicación con las células circundantes y coordinadas con estas y con el resto del organismo.

A lo largo de la vida de un animal, las células van acumulando errores en su DNA, que es el material genético en el que están escritas y programadas todas las funciones de las células. Estos errores pueden deberse a agresiones externas, a fallos en el momento de copiar su DNA y dividirse…

Hay muchos sistemas de seguridad para arreglar estos errores, y para destruír las células con DNA dañado. Pero durante la vida, los errores pueden llegar a inutilizar también estos sistemas de seguridad. Entonces, una célula concreta en un tejido concreto puede empezar a multiplicarse sin control y convertirse en una neoplasia.

Todos los artículos de letradeveterinario.com

El cáncer es una enfermedad de animales viejos

Se puede padecer cáncer a cualquier edad. Todos conocemos casos de personas muy jóvenes que han sufrido de algún cáncer. Sin embargo, en términos generales, el cáncer es una enfermedad de animales (incluídas las personas) viejos, ya que los errores de los que hemos estado hablando se acumulan con el tiempo. De esta manera, aumentan las probabilidades de padecer cáncer a medida que el organismo envejece y acumula errores, como las estadísticas corroboran.

Hay gente que se pregunta por qué antes había mucho menos cáncer que ahora. Esto no es del todo cierto: el cáncer se conoce desde la antigüedad. Pero a medida que la longevidad de mascotas y personas ha aumentado, también lo ha hecho la probabilidad de tener cáncer, como hemos comentado. También hay más y mejores métodos diagnósticos en la actualidad.

Las metástasis

Una metástasis es la reproducción de una neoplasia en un tejido distante en el organismo. Esto se produce cuando alguna célula del tumor original se desprende de él y viaja por vía sanguínea o linfática hasta fijarse en otra zona del cuerpo, por ejemplo un ganglio linfático o el pulmón. Entonces, empieza a reproducirse en esa nueva localización, iniciando una nueva neoplasia que invadirá y destruirá el nuevo tejido afectado.

Como ahora veremos, hay neoplasias con más probabilidad de causar metástasis que otras.

El cáncer en los perros

Neoplasias benignas vs neoplasias malignas

Como os he dicho, el cáncer es un grupo de enfermedades, cada una con un comportamiento y agresividad muy diferente.

Simplificando, se puede decir que las neoplasias benignas son aquellas que tienen poca probabilidad de dar metástasis, invadir tejidos distantes y acabar con la vida del animal.

En cambio, las neoplasias malignas son las que se comportan de manera muy agresiva. Tienen muchas probabilidades de generar metástasis e invadir órganos distantes, causando la muerte del animal.

Esto es una simplificación, por supuesto. Incluso la neoplasia más benigna, en el cerebro causará graves problemas, ya que el espacio dentro del cráneo es limitado, y la simple presión del tumor será muy peligrosa.

¿Qué causa cáncer?

Más que causar cáncer, hay que decir que hay cosas que aumentan la probabilidad de padecer un cáncer. Estas son algunas de ellas:

  • Determinados virus. Los virus, para reproducirse en las células del cuerpo del animal alteran su material genético. Un ejemplo es el virus del papiloma humano, o el de la leucemia felina.
  • Algunas sustancias. Cada sustancia está clasificada según el potencial cancerígeno que se le conoce. El potencial cancerígeno puede depender de la dosis, etc.
  • Las radiaciones ionizantes, por ejemplo los Rayos X, ya que al chocar con el material genético de las células lo dañan.
  • Los rayos ultravioleta que forman parte de la luz solar.
  • El tiempo. Como hemos dicho, la simple división de las células de un organismo acumula errores genéticos que pueden generar una neoplasia.

El objetivo del tratamiento es alargar la calidad de vida del perro con cáncer

¿Se puede curar el cáncer? ¿Qué tratamientos hay?

Algunas neoplasias se pueden curar, otras no. En algunos casos, los veterinarios sólo podemos intentar mantener la calidad de vida del animal un tiempo más, pero al final el cáncer gana la partida. Como te he dicho, cada neoplasia es diferente, y se comporta y responde diferente a los tratamientos. También puede depender del momento en el que se diagnostique y se empiece el tratamiento.

Puede que en algunos casos, debido a la pérdida de calidad de vida de tu mascota o a su sufrimiento, tenga sentido plantearse la eutanasia.

Simplificando, hay tres grupos de tratamientos:

Cirugía

El tratamiento quirúrgico trata de eliminar el tumor, quitando del organismo las células neoplásicas. En algunos casos es un tratamiento muy efectivo, aunque otras veces puede tener su eficacia limitada, sobretodo si el tumor es muy extenso, afecta a estructuras delicadas y vitales, o si ya ha producido metástasis.

Radioterapia

Se trata de utilizar radiaciones para destruír las células neoplásicas. La radioterapia se aplica de forma local sobre la neoplasia, y aprovecha que las células cancerosas son más sensibles a la radiación y menos eficaces reparándose que las células normales.

Tratamiento farmacológico mediante quimioterapia

La quimioterapia utiliza fármacos para destruír las células neoplásicas. Una de las características principales de las neoplasias es que sus células se reproducen constantemente. Los fármacos utilizados en quimioterapia suelen ser fármacos que afectan a las células en división, de esta manera, atacan sobretodo a las células cancerosas.

Los fármacos quimioterápicos, como digo, atacan células en división. Pero no pueden distinguir entre células en división normales, y células cancerígenas. Atacan a ambas por igual. Esta es la causa de sus efectos secundarios. En un organismo normal, se dividen de manera activa, sobretodo las células del epitelio intestinal, y las células de la médula ósea. Por eso, los principales efectos adversos de las quimioterapias son efectos gastrointestinales como diarreas y vómitos, y anemias y bajadas de defensas.

La quimioterapia en los perros y gatos se usa a dosis más bajas que en humanos, ya que el objetivo no es tanto la remisión completa del tumor, sino la mejora de la calidad de vida y el aumento de la esperanza de vida. Por eso, no tiene tantos efectos secundarios ni son tan graves como en personas.

¿Qué no cura el cáncer?

Hay muchos aprovechados y pícaros que dicen poder curar el cáncer, aunque no pueden. Lo único que pretenden es vender libros o pócimas. Estoy hablando de curanderos, homeópatas, gente que vende dietas…

Hay cánceres que se pueden curar y otros que no. Pero sólo la ciencia ha podido dar con algunas terapias para curar algunas neoplasias. Lo otro no son más que timos que se aprovechan de la desesperación de las personas que ven como su querido animal sufre una enfermedad tan grave.

Si tu perro o tu gato tiene cáncer, ponte en manos de tu veterinario y de un veterinario especialista en oncología.

El examen histopatológico

Si un animal tiene una lesión compatible con una neoplasia, sea un bulto evidente en una zona externa del cuerpo, o una lesión en un órgano encontrada mediante ecografía, o cualquier otra cosa, debemos hacer pruebas para confirmar que se trata de un cáncer.

En la mayoría de casos hará falta enviar tejido a analizar en el laboratorio de histopatología.

Si la lesión es operable, puede que el veterinario aconseje operar y quitar quirúrgicamente el tumor, y mandarlo posteriormente a analizar. En otros casos, quizá lo más adecuado sea reseccionar únicamente una parte muy pequeña de la lesión, y enviarla al laboratorio.

En cualquier caso esta prueba es la que confirmará que estamos efectivamente ante un cáncer, y además nos dirá qué tipo de neoplasia es. No olvidemos que mediante el aspecto visual no podemos saber a ciencia cierta qué cáncer es, ni si es maligno o benigno.

El examen histopatológico es muy importante por toda la información que proporciona:

  • Si efectivamente es o no un cáncer
  • El tipo de neoplasia, con “nombre y apellidos”
  • El grado de malignidad
  • El comportamiento más esperable del tumor
  • El pronóstico
  • En el caso de que se haya enviado toda la lesión, nos informan de si en los márgenes quedan células cancerígenas, es decir, si se ha extraído “todo el tumor”.

Además, con toda esta información, el veterinario que atiende el caso puede aconsejar otros tratamientos en base a lo que se sabe que funciona mejor para esa neoplasia en concreto: si es adecuada la quimioterapia, qué protocolo aplicar, etc.

Todos los artículos de letradeveterinario.com

Anterior

Cómo llevar a tu gato fuera de casa: el transportín

Siguiente

La eutanasia de tu animal: el momento de despedirse

2 Comentarios

  1. Es duro… pero hay que quedarse en que ahora hay muchos avances y más probabilidades de salir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

error: Si necesitas algo ¡contacta conmigo! :)