El otro día fui al cine a ver la película “Alpha”. Nunca había escrito sobre cine en este blog, pero este largometraje me permitirá hablar del origen de los perros y de su relación con los humanos, que es, en parte, de lo que intenta tratar esta película. Intentaré hacer pocos spoilers pero cuidado, alguno habrá, advertidos estais.

Cartel de la película Alfa

Alpha es una película de aventuras americana, pretendidamente histórica, que transcurre en la prehistoria europea, unos 20000 años antes de la época actual. Está protagonizada por Kodi Smit-McPhee y dirigida por Albert Hughes.

Su argumento cuenta la historia por la supervivencia de un chico, el joven hijo del jefe de una tribu de humanos prehistóricos, que queda separado lejos de su tribu cuando tiene un accidente durante una cacería con los demás hombres del grupo. Herido, se da cuenta que para sobrevivir, debe encontrar él solo el camino hacia su hogar, mientras acechan los peligros de ese mundo indómito y el invierno se acerca.

En un momento dado, nuestro protagonista entabla amistad con un lobo herido, el cual al principio desconfía del humano pero finalmente la relación se hace fuerte y surge la cooperación y el compañerismo.

Mi opinión sobre “Alfa”

La película me ha gustado, sin parecerme ninguna obra maestra. Pero me ha gustado desde el punto de vista del entretenimiento: es un filme bonito de ver, con unas imágenes preciosas, con escenas de acción espectaculares, y que no se hace largo ni aburrido. Y el añadido del perrito siempre gusta. Además, me gusta el mensaje animalista que transmite (aunque ha habido acusaciones de maltrato animal durante la filmación de la obra, aquí os dejo links al respecto: Fotogramas y Tomatazos).

Sin embargo, la película me ha gustado como película de fantasía, no como película supuestamente histórica. Yo la calificaría como película de fantasía ambientada en una época histórica determinada.

No creo que en las películas haya que buscar siempre realismo absoluto. Al final, son un medio para contar una historia, y se admiten todo tipo de licencias en aras del entretenimiento y la narración. Sin embargo, ya que trata de la domesticación del perro y de cómo el lobo se convirtió en el perro compañero del hombre, hay algunos detalles que no costaba nada hacer más realistas.

El lobo de la película, Alpha, a medida que va forjando su relación con el humano protagonista, se convierte él mismo en un perro. Esto no refleja la realidad, y lo más probable es que se diera un proceso de selección de los lobos más sociables que vivían entorno a los grupos humanos durante muchos siglos.

Cómo se domesticó el lobo realmente

Hay muchas lagunas sobre la evolución de los perros y su domesticación, aunque se sabe que los perros actuales descienden de los lobos, no de los chacales, zorros u otros cánidos.

Hoy en día la teoría más aceptada se considera la de la “autodomesticación”. Resumiendo, se cree que los lobos más valientes y audaces, hace unos 40000 años, descubrieron que les resultaba ventajoso vivir cerca de los campamentos humanos. Así, obtenían despojos sobrantes que los humanos desechaban, y les era más fácil conseguir alimento. Seguramente poco después, los humanos se dieron cuenta que tener esos lobos cerca les ayudaba a

auyentar otros depredadores, les avisaba en caso de peligro, eventualmente les facilitaba algunas tareas de caza. Y así los humanos fueron aceptando a los lobos, introduciéndolos más y más en sus grupos y empezaron a seleccionar aquellos con características más deseables, convirtiéndolos poco a poco de lobos a perros.

Todos los artículos